- 1ras jornadas en el CEMA -
Revisión Técnica Vehicular

Por: José Jacobi

           Con la participación de representantes del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales, Dirección General de Tránsito Terrestre, Servicio Autónomo de Transporte y Tránsito Terrestre, Pdvsa-Intevep, CIDIA, Ford Motor y Cavenez, se realizó esta semana la primera Jornada de Revisión Técnica Vehícular en el CEMA.

           Colaborar en todo lo que tenga que ver con la puesta en marcha del plan de Revisión Técnica Raúl Alvarado de Vehículos en el país es un proyecto importante que está promoviendo el CEMA, Centro Nacional de Mecánica Automotriz, ubicado en La Morita, Estado Aragua.

           Así lo manifestó Raúl Alvarado, coordinador de esta primera jornada de Revisión Técnica Vehicular que se realizó en ese centro de formación.

           “La idea fundamental que tenemos en el CEMA es que no solo podemos constituirnos de inmediato en una estación fija para la revisión técnica de vehículos en esta localidad, sino que podemos ofrecer asesoramiento para crear nuevas estaciones en las alcaldías y municipalidades del país, así como cooperar con otras instituciones del país para la instauración de una red de estaciones para la revisión técnica del parque automotor”, informó Alvarado.

La experiencia española

           El evento se inició con la intervención de David del Rio Tapias, un ingeniero de la ITV, Inspección Técnica de Vehículos, de la Comunidad de Madrid, España, quien conjuntamente con la asistencia de José Jover Fernández, gerente de formación del CEMA, explicaron al auditorio los mas importantes objetivos de una revisión técnica, así como los fines que persigue la misma.

           Coincidió David del Río en que la revisión técnica vehicular hay que verla como un proceso, mediante el cual se verifica y certifica que los vehículos reúnen las condiciones técnicas necesarias para garantizar la seguridad de circulación, y protección del medio ambiente.

           En ella se verifica el estado de mantenimiento de las partes y piezas de los vehículos, su seguridad, prestación, el estado mecánico en general y sus emisiones.

           Seguidamente del Río se refirió a las experiencias que desde hace muchos años se vienen logrando con la Comunidad Vehicular de Madrid. En este sentido mostró algunas cifras en las cuales se divide un universo de 7 millones de automotores de acuerdo al tipo de vehículo en: motocicletas, turismos particulares, otros turismos, transportes de mercancías, autobuses, remolques, semiremolques, de uso agrícola y otros.

           Todas estas unidades – explico el ponente – son revisadas de acuerdo con los defectos que pueda tener, como son el acondicionamiento exterior de la unidad, la carrocería, el acondicionamiento interior, la señalización, el alumbrado, los frenos, la dirección, el estado de los ejes y la suspensión, el motor y otros aspectos. En cada uno de estos puntos la inspección contempla defectos leves y defectos graves, y de acuerdo a la puntuación que haya sacado en la primera inspección se rechaza o se aprueba la revisión. Una vez terminado este proceso, a las unidades rechazadas se les da un tiempo determinado para reparar las fallas y van a una segunda oportunidad y hasta una tercera en donde es aprobado o vuelta a rechazar.

David del Río           Comentaba el ingeniero Del Rio que en España las multas son altas y a los reincidentes les cae el peso de la ley, de modo que allí quien tenga un vehículo ha de tomar muy en cuenta su estado y ha de saber que de no aprobar la inspección periódica se verá muy pronto en serias dificultades, y esto se aplica a todos los ciudadanos independientemente de su profesión, nivel económico o compromiso político.

           Recordó como una de las curiosas anécdotas, la que le ocurrió al auto de Javier Solana, cuando su automóvil había sido rechazado por un defecto y luego el mismo Solana tuvo que pagar la multa y mandar a resolver la falla de su vehículo, y eso que en aquel momento Solana era el jefe máximo de la OTAN.

           Del Río acudió a unas cifras publicadas por el Ministerio de Ciencia y Tecnología, en las que se observa todo el movimiento de datos estadísticos de las inspecciones periódicas de la Inspección de Transporte Vehicular del año 1999, en ellas figuran las frecuencias de los defectos en cada uno de los tipos de vehículo y los resultados de la primera y la segunda inspección.

           En resumen, durante la primera inspección fueron revisados 7 millones 4 mil 461 vehículos, y 2 millones 147 mil 990 fueron rechazados, es decir un 23,47%. En la segunda inspección fueron aprobados 2 millones 98 mil 274 unidades, y rechazados 132 mil 241 vehículos, es decir apenas 5,93%, que seguramente luego de pagar la respectiva multa y solucionar la falla o defecto grave les fue aprobada su circulación.

           Implementar de una vez por todas en el país este mecanismo permitirá establecer márgenes de seguridad vial mas altos y conservar nuestro medio ambiente, mediante el control de las emisiones de gases contaminantes en vehículos Diesel y a gasolina, y la actualización de nuestro parque automotor, ya que aquellos vehículos que no presenten las condiciones necesarias para circular libremente por el territorio nacional se verán en la obligación de ser cambiados o en su caso repotenciados, hasta alcanzar los requerimientos previstos en los lineamientos de la inspección vehicular.

Línea de Inspección

           Una vez terminada la presentación se realizó una sesión de preguntas y respuestas, y luego  se pasó a la demostración de la revisión técnica vehicular. Personal entrenado del Cema inició la inspección de unidades que ya estaban haciendo cola para ello.

           Primero verificaron la intensidad de la luz, que según la ley no debe ser mayor de 225 mil candelas, su altura debe estar entre 0,5 y 1,2 metros del suelo, ni formar en su mitad derecha un ángulo mayor de 15 grados con el plano horizontal.

           Luego viene el control de emisiones a través del escape en los vehículos con motores Diesel, y la del analizador de gases para aquellos vehículos con motores a gasolina.

           Posteriormente los técnicos determinan el desplazamiento lateral de las ruedas, es decir lo que se llama la plataforma de convergencia dinámica. Pasa entonces la unidad para la comprobación de la suspensión para verificar el peso por rueda, porcentaje de adherencia, su diferencia porcentual y la frecuencia de resonancia del sistema.

           Finalmente el vehículo es analizado por el frenómetro para constatar una serie de variables, y termina pasando por la inspección visual de la dirección, suspensión y componentes inferiores del vehículo.

           Todo el proceso tarda aproximadamente unos 40 minutos, y se efectúa en 4 fases, una que comprende aspectos exteriores del vehículo y aspectos interiores; la segunda fase incluye el control de emisiones; la tercera estación comprueba la alineación, suspensión y frenos, y en la ultima fase se examinan todos los elementos del tren motriz así como tuberías, instalaciones eléctricas y pérdidas de fluidos.

           Durante las inspecciones que se realizaron destacaron de inmediato las unidades envejecidas y en muy mal estado, incluso una de ellas, una pick-up de los 80, se encontraba en dramáticas condiciones. Un vehículo de tal tenor en cualquier país del mundo hubiera sido inmediatamente retirado de circulación y llevado a reciclar. Pues bien esa Pick-up además que no pasar ninguna de las pruebas terminó la revisión técnica y salió a la calle a continuar sus labores rutinarias.

Lo que dice la ley

           Según la Ley de Tránsito Terrestre vigente “todos los vehículos deberán someterse obligatoriamente a una revisión técnica en una estación fija o móvil correspondiente a la red de estaciones de revisión técnica de vehículos”.

           Pero en conformidad con lo dispuesto en el ordinal 2º del artículo 33 de la Ley Orgánica de Administración Central, en los artículos 5 literal d y 18 numeral 2 de la Ley de Tránsito Terrestre y en concordancia con el artículo 297 de su reglamento.

Articulo 2º - la presente resolución se aplica a todos los vehículos automotores con placas identificadoras ordinarias o especiales de la República Bolivariana de Venezuela incluidos los pertenecientes a los organismos públicos.

Articulo 3º - Los vehículos comprendidos en el ámbito de aplicación de esta resolución, deberán someterse obligatoriamente a la revisión técnica en los plazos indicados en el artículo 4º de la misma, en una estación fija o móvil correspondiente a la red de estaciones de revisión técnica de vehículos.

Articulo 4º - la revisión técnica periódica se realizará anualmente para todos los vehículos a excepción de los destinados al transporte público y privado de personas y al transporte de carga los cuales serán sometidos a revisiones semestrales. A tal fin los vehículos deberán someterse al proceso de revisión antes del vencimiento de los plazos señalados en este artículo, contados a partir de la fecha de su registro original.

Artículo 10º - El resultado favorable de la revisión técnica del vehículo se hará constar por la estación que realice tal revisión en la ficha técnica del vehículo. Cuando el resultado de la revisión sea desfavorable la estación responsable de la revisión concederá un plazo de no mas de 30 días calendario para subsanar las fallas detectadas. La estación de revisión detendrá la ficha técnica, quedando el vehículo habilitado solamente para circular desde la estación hasta el lugar de revisión o viceversa. Transcurrido el plazo de 30 días sin que él vehículo haya sido presentado nuevamente a la revisión, la estación comunicará el hecho a las autoridades del transito competentes, remitiendo la ficha técnica correspondiente a fin de impedir la circulación del vehículo de conformidad con la prevista en el párrafo único del artículo de la Ley de Tránsito Terrestre.

Articulo 11º - Los vehículos quedarán inhabilitados para circular si el resultado de la revisión técnica fuera desfavorable. 

Atrás