- Congreso de Educación y Seguridad Vial -
15 personas mueren cada día 
en accidentes de tránsito

  • La educación se implantará como obligatoria
    en las escuela a partir del próximo año escolar

  • Ford, Seguros La Seguridad, Firestone y Horizonte
    de Vías y Señales fueron las empresas participantes

  • TSU en Vigilancia y Seguridad Vial Formará MINFRA

Dexi Argüelles

 
           En edades menores a los 35 años se ubica el mayor porcentaje de los cinco mil muertos en accidentes de tránsito en Venezuela, país que se ubica en tercer lugar a nivel mundial como nación con la más alta mortalidad por esta causa.

           Las trágicas cifras fueron dadas a conocer durante el I Congreso Nacional de Educación y Seguridad Vial realizado en Caracas, entre el 19 y el 21 de marzo, en cual participaron ponentes del sector oficial y de la empresa privada, ante un auditorio de alrededor de 300 personas, en su mayoría pertenecientes a organismos públicos y organizaciones privadas relacionadas con la seguridad y tránsito automotor.

           El evento organizado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes y el Ministerio de Infraestructura, fue instalado por el Ministro Aristóbulo Istúriz quien anunció que, para dar cumplimiento a lo establecido en la Ley, han asumido el reto de establecer la obligatoriedad de la educación vial en todos los niveles educativos a partir del próximo año escolar, es decir entre septiembre 2002 y julio 2003.

           En su discurso, Istúriz manifestó su preocupación por las alarmantes cifras de muertos y lesionados en accidentes de tránsito, convocó a las instituciones públicas y empresas privadas a desarrollar campañas de seguridad vial, al tiempo que adelantó que próximamente su despacho comenzará un trabajo conjunto con el Ministerio de Infraestructura y otras organizaciones públicas y privadas en un esfuerzo por mejorar la conducta de los peatones, pasajeros y choferes en las calles.

           A nombre del Ministerio de Infraestructura intervino el Coronel Juan Vicente Paredes, director del Setra, quien centró su presentación en las precauciones que debe tomar el conductor de un vehículo, enfatizando en la necesidad de promover el uso del cinturón de seguridad. Por su parte, Nelba López Piña, en representación de la ministra de Salud y Desarrollo Social, mencionó los altos costos que para el Estado significan el alto número de lesionados, alertando sobre la alta incidencia de los accidentes en la población en edad productiva.

           Durante el acto protocolar fue firmado un convenio entre el ministerio de Educación Cultura y Deportes y Bridgestone/Firestone, a través del cual podrá extenderse el programa educativo de seguridad vial “Dejando Huellas” a los planteles educativos que dependen de este ministerio. Tras la firma, Humberto Gómez, presidente del fabricante de cauchos, expresó su inquietud por la gran cantidad de accidentes de tránsito y ratificó el compromiso de la empresa con el desarrollo de la campaña de seguridad que estaban llevando adelante en los colegios del país.

           Concluido el acto protocolar, se procedió a la inauguración de una pequeña exposición en la que algunas de las empresas comprometidas con las campañas de seguridad vial y otras organizaciones y fundaciones vinculadas con estas acciones mostraron parte de sus resultados y programas que llevan adelante.

 

Las ponencias

           El ciclo de charlas fue iniciado por Elio Aguilera, coordinador general de este congreso, presentando los lineamientos generales de lo que será el Programa Nacional Integral de Educación y Seguridad Nacional propuesto por el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, cuyo fin primordial es el logro de una conducta positiva en el conductor, el pasajero y el peatón, para que contribuya a prevenir y evitar accidentes viales, disponga de mayor pericia, conocimiento, equilibrio mental, conozca y respete la Ley de Tránsito y Transporte Terrestre, Reglamentos y las ordenanzas municipales.

           Tras explicar los objetivos del programa y las actividades a desarrollar, Aguilera enfatizó que con la aplicación de este programa y el establecimiento en cada estado del Programa Regional de Educación y Seguridad Vial, se espera reducir el número de accidentes viales, así como el saldo de muertos y heridos respecto a os años anteriores.

           Este programa es de duración indefinida, pero de acuerdo al cronograma, la primera etapa se cumplirá entre mayo y julio de este año, y la segunda etapa irá de septiembre 2002 a julio 2003, es decir durante el año escolar.

           Para presentar los diferentes aspectos sobre la nueva Ley de Tránsito y Transporte Terrestre en Venezuela, tomaron la palabra funcionarios del Servicio Autónomo de Transporte Automotor, SETRA, Capitán de Fragata Carmen Rodríguez y Comisario Carlos Sánchez Mora, quienes explicaron las innovaciones incorporadas en esta ley, así como todas las violaciones que son consideradas como infracciones, las sanciones que serán aplicadas y las responsabilidades. A ellos siguió el Comandante Jefe del Cuerpo Técnico de Vigilancia y Tránsito Terrestre, Marcos Padovani, quien habló de la necesidad de profundizar y ampliar los programas de educación vial como una forma de prevenir los accidentes de tránsito, pues las cifras indican que anualmente en Venezuela suceden más de 100 mil accidentes de tránsito.

           El programa de patrullas escolares, sus propósitos y objetivos, fueron presentados por Magalys Velásquez, de la división de educación del Cuerpo Técnico de Vigilancia del Tránsito y Transporte Terrestre. Velásquez enfatizó en la labor desarrollada por los patrulleros escolares en las tareas de prevención de accidentes y mencionó que los mismos han disminuyen en las adyacencias de los centros escolares a partir del momento en que comienzan a operar estas organizaciones, compuestas por unos 14 estudiantes que deben cumplir los requisitos mínimos exigidos, entre los cuales se contempla su rendimiento y comportamiento escolar. Actualmente en Venezuela unas 1229 escuelas cuentan con su patrulla escolar con un total de 23912 patrulleros que brindan protección a unos 646745, y cuentan con 2344 maestros como asesores y 207 vigilantes de tránsito como instructores. Para el año 2002 se espera que estos números se eleven a 1575 escuelas, 39.218 patrulleros y 1.037.041 niños protegidos.

           El programa de patrulleros escolares es el de más larga aplicación en el país, comenzando en 1957 con el plan de educación vial propuesto por la Dirección de Tránsito y Transporte Terrestre, no obstante como fecha de arranque de este programa escolar se mencionó el año 1967, cuando Ford Motor de Venezuela acogió el programa e inició una campaña permanente de dotación a los colegios, manteniéndose hasta hoy como la empresa que mas ha aportado para la educación y seguridad vial escolar.

           Para presentar el proyecto “Factibilidad de un Transporte Rural Escolar Bolivariano” intervino Miguel Pineda, director de planificación y desarrollo de la Universidad de Carabobo, abordando la problemática desde la perspectiva de las dificultades que confrontan los niños a la hora de asistir a la escuela, por lo cual el Estado debería adoptar el transporte rural escolar como una política pública. Al responder algunas de las preguntas de los asistentes Pineda sugirió que el transporte no tendría que realizarse con los tradicionales medios automotores, sino que podrían incorporarse al transporte escolar las bicicletas y las motocicletas. Así mismo Pineda anunció que propondrá ante el consejo directivo de la Universidad de Carabobo la incorporación de una cátedra libre de educación vial en la facultad de educación.

           Las funciones de la Guardia Nacional en el servicio de Vigilancia y Seguridad Vial serían explicadas por el Coronel (GN) Pedro del Ventura Fedile, pero justamente un accidente de tránsito le provocó lesiones que le impidieron asistir a este Congreso Nacional de Educación y Seguridad Vial. 

           Como una forma de reducir los índices de los accidentes viales, Leida Verge, del Servicio Autónomo de Transporte Automotor, SETRA, propuso un Sistema Nacional Integral de Educación y Seguridad Vial, el cual fue presentado en sus siete fases: Leida Vergel con Noel Alvarez, presidente de Fenaga Implantación de programas de charlas a los conductores de vehículos de transporte público, formación y acreditación de conductores, inspección y evaluación de autoescuelas, programas de homologación para las policías municipales y de gobernaciones, implantación de programas de concientización ciudadana dirigidos a los peatones y pasajeros a través de un sistema educativo no formal, desarrollo de un plan de control permanente de los motorizados en las principales avenidas de las ciudades del país, y enseñanza de las reglas generales del tránsito, de su observancia a través de los programas permanentes en el sistema educativo formal con apoyo del Ministerio de Educación.

           Los distintos aspectos del programa educativo de seguridad vial “Dejando Huellas” fueron explicados por Remo Perozzi, coordinador de esta campaña, aplicada en 40 liceos de cuatro estados, donde se dictaron 30 talleres en los que participaron 3000 estudiantes. Perozzi afirmó que el objetivo es propiciar en los jóvenes el reconocimiento de su responsabilidad en la seguridad vial, tanto como peatones, así como conductores o acompañantes. Así mismo, la intención es propiciar una conducta responsable para la prevención de accidentes de tránsito e informar a la población juvenil de la problemática del país. Perozzi concluyó su disertación haciendo que los presentes, tal como lo hacen los estudiantes, inflaran un globo.

           La necesidad de rescatar y aumentar los parques viales en Venezuela, fue el eje de la ponencia “La Participación Municipal y la Educación y Seguridad Vial, presentada por Beatriz de Albornoz, presidenta de Fesvial, quien denunció la desaparición de parques de educación vial en Carúpano (Sucre), Mérida y La Paz (Caracas), afirmando que el número de estos espacios es actualmente de 17 en todo el país. Albornoz dijo que Fesvial, que publicó el Manual de Educación Vial para el Docente, está proponiendo es establecimiento de un canal para el desplazamiento de las bicicletas y el fortalecimiento de las patrullas escolares.

           A nombre de la Brigada de Tránsito Terrestre de los Estados Aragua y Carabobo intervinieron los comisarios Fernando León Estanga, José Rafael Ruiz y Felipe Mora para explicar las técnicas de manejo defensivo, basado en la adopción de una serie de hábitos con los cuales se evitan choques, atropellos, vuelcos y cualquier tipo de accidente de tránsito ya sea provocado por los actos inseguros del conductor, las acciones inseguras de los otros conductores o por las condiciones adversas en la vía.

           Una de las ponencias más interesantes fue la presentada por Saúl Peña, médico de la dirección general de salud poblacional del Ministerio de Salud y Desarrollo Social, quien habló del “Perfil Epidemiológico de los Accidentes y Hechos Violentos en Venezuela”. Peña, especialista en salud pública, explicó que con el crecimiento del parque automotor, los accidentes viales, como causa de mortalidad en Venezuela, pasaron del séptimo lugar entre 1940 y 1950, al segundo lugar entre 1971 y 1980, y a partir de esa fecha se mantienen como la tercera causa de muerte, y señaló que el promedio está entre 14 y 15 personas que diariamente perecen por esta causa.

           De acuerdo con las cifras desplegadas por Peña en su disertación, en Venezuela, en el período que va de 1990 al año 2000, los accidentes en general ocuparon el tercer lugar entre las causas de muerte, superados solamente por las enfermedades cardiovasculares y el cáncer. Dentro de la categoría de accidentes, los viales ocuparon el primer lugar con una tasa de 22,25 defunciones por cada 100 mil habitantes. De acuerdo con las estadísticas elaboradas por el MSDS, el 53% de las víctimas muere en el lugar del accidente, el 40% de los heridos sufre discapacidad temporal y/o permanente, y el 80% de los que han sufrido un traumatismo craneal sufren de crisis convulsiva dentro de los primeros cinco años.

           A nombre del MSDS, Peña propuso la creación de la Comisión Nacional de Seguridad Vial, cuyo objetivo principal es la disminución drástica de los accidentes de tránsito.

           A continuación intervino Raúl Ortega, en representación de la Federación Médica Venezolana, quien comenzó su disertación aceptando los errores cometidos por el gremio en la evaluación para el otorgamiento de los certificados médicos para conducir. Ortega explicó el proceso de automatización que se está llevando a cabo en los consultorios de medicina vial, y afirmó que ahora sería más difícil obtener este certificado de manera fraudulenta. Entre las deficiencias registradas por los conductores venezolanos, uno de los mas graves problemas presentados es el nivel de analfabetismo que tienen los conductores de algunas regiones del país. 

           Entrevistado en exclusiva al culminar su presentación, Ortega informó que en el país deberían haberse expedido 160mil licencias especiales, sin embargo la cifra se mantiene inalterable en menos de cinco mil. Más adelante dijo que 4% de la población de conductores son daltónicos, y de éstos 80% son hombres. 

           Consultado sobre la inconveniencia de mantener el sistema actual de renovación anual del certificado médico partiendo de la base de que se trata de una población sana, Ortega defendió la tesis de la Federación de mantener como obligatorio el examen médico anual, arguyendo que el estado de salud puede cambiar en corto tiempo, pero admitió la tesis de que en realidad se podría llamar a un nuevo exámen solo a aquellos conductores sancionados por una infracción o involucrados en algún tipo de accidente.

           En otro punto, Ortega aceptó la incapacidad actual de los consultorios de medicina vial para atender una población estimada en cinco millones de conductores, aun cuando en el reglamento de tránsito que actualmente en discusión se propone un examen médico más exhaustivo.

           Ortega adelantó que el proceso de automatización ya se está aplicando en casi todos los estados del país y estimó que en mayo habrán culminado el proceso con la automatización de los consultorio viales del Area Metropolitana de Caracas.

           Vimardy Medero y Keneth Agar, representantes de la Asociación Venezolana de Prevención de Accidentes y Enfermedades, abordaron el uso del cinturón de seguridad como una forma de evitar consecuencias mayores en el momento de sufrir un accidente de tránsito. Mediante láminas especiales, Agar dio a conocer el análisis que hizo de los accidentes en los estaban involucrados vehículos de carga, del cual se desprende que 58.2% se debieron a defectos mecánicos y 29% a fallas humanas. De acuerdo con la AVPAE 69 % de los accidentes con vehículos de carga ocurren en el tramo Tejerías Coche (bajada de Tazón), 11% en el sector La Peñita en Charallave, 5% en la autopista Caracas-La Guaira y 15% en otras rutas viales.

           “En Venezuela no se cumple con la debida señalización vial”, esta es una de las afirmaciones que hizo Wilson Rodríguez, director de la empresa Horizonte de Vías y Señales, al referirse a la necesidad de actualizar la señalización en las vías venezolanas. Rodríguez explicó las características que deben tener cada uno de los tipos de señales, así como el color reglamentario y el tipo de tintas o pinturas que se utilizan, pues se debe cumplir con lo establecido en el Manual de Señalización Vial de la OEA.

           En esta oportunidad, el ejecutivo abogó por el retorno de Venezuela al liderazgo en materia de propuestas para la adopción de manuales de tránsito a nivel latinoamericano, tal como lo hizo en el pasado.

           Uno de los aspectos obligatorios establecidos en la nueva Ley de tránsito y Transporte Terrestre es la Revisión Técnica del Vehículo, tema que en este congreso fue abordado por la Capitán de Fragata Carmen Rodríguez, funcionaria del Setra, quien señaló que actualmente el país cuenta con un parque automotor de 2 millones 500 mil unidades, de las cuales 1 millón 800 mil son vehículos particulares y de éstos 700 mil circulan en Caracas.

           De acuerdo con las cifras que maneja el SETRA, 39.78% de los 89.955 accidentes de tránsito que se produjeron en el año 2001 fueron por causas de fallas mecánicas, lo cual indica la importancia de la revisión técnica vehícular. Rodríguez informó que en el reglamento de la nueva Ley de Tránsito y Transporte Terrestre, una vez que la unidad es sometida a la inspección técnica será identificada con una etiqueta amarilla en caso de que sus condiciones sean favorables, roja si es favorable con defectos leves y amarilla si no cumple con las exigencias mínimas para circular.

           Para dar a conocer la experiencia acumulada por MAPFRE en lo que a educación vial se refiere, intervino Aristóbulo Bausela, gerente general adjunto de Seguros La Seguridad, afirmando que en el 90% de los accidentes influye el factor humano, por lo cual es importante ir formando en los niños lo que serán los conductores del mañana.

           Bausela habló sobre el kit de educación y seguridad desarrollado por el Instituto MAPFRE en España, pero que con una adaptación especial, que incluye inclusive el lenguaje, se ha comenzado a repartir en las escuelas, a fin de que sirva como material de apoyo para los docentes encargados de instruir a los niños sobre su comportamiento en el tránsito.

           Como parte de las estrategias para conocer el por qué de las acciones de un conductor, José Martin de Villodre, profesor de la Universidad Central de Venezuela, comenzó su intervención cuestionando el manejo que hacen los distintos organismos oficiales de las estadísticas advirtiendo sobre las disparidades entre unas y otras. Durante su disertación, el ponente afirmó que des una aproximación clínica y en lo que a conducta vial se refiere, lo conductores de alto riesgo son aquellos con un bajo nivel de inteligencia, debido a que la conducción de vehículos es una habilidad compleja que requiere, en especial en las vías de tránsito rápido, la rápida toma de decisiones ajustadas a diversos factores. Así mismo clasificó a los conductores, de acuerdo con el psicoticismo, en cautro categorías: el conductor controlado-introvertido que atiende, aprende y ejecuta bien; el conductor neurótico-introvertido que atiende bien, aprende bien y ejecuta mal; el extrovertido-controlado que atiende mal, aprende mal y ejecuta bien; y el extrovertido-neurótico que atiende mal, aprende mal y ejecuta mal. Destacó el ponente los altos riesgos que implica la adopción de hábitos erróneos que conducen a los accidentes de tránsito que constituyen la primera causa de muerte en los grupos más jóvenes de la población.

           La presentación de ponencias concluyó con la charla de Carlos Salcedo, representante del Consejo Nacional de Protección del Incapacitado, sobre “El Fenómeno de la Discapacidad en el Marco de la Inseguridad Vial en Venezuela”, durante la cual solicitó a los entes gubernamentales tomar en cuenta la población de discapacitados en la planificación de las calles y avenidas, e hizo un llamado para que también en los edificios se considere la instalación de rampas que faciliten el acceso de estas personas a las edificaciones.

           Este primer congreso concluyó con “La declaración de Caracas”. Antes de su lectura, Elio Aguilera destacó la necesidad de unificar las estadísticas de los entes gubernamentales, a fin de conocer en su exacta dimensión las cifras de accidentes de tránsito, los muertos y heridos por esta causa.

           La clausura estuvo a cargo del Coronel José Quero Valecillos, director nacional del Cuerpo Técnico de Vigilancia de Tránsito y Transporte Terrestre; y de Armando Rojas, Viceministro de Asuntos Técnicos, quienes coincidieron en la importancia de la educación vial como una forma de reducir los accidentes viales y de lograr futuros conductores más conscientes de sus responsabilidades cuando conducen un vehículo.


     

¿Qué le pareció
el contenido
de este artículo?

Excelente
Bueno
Regular
Deficiente

 


Atrás