- Por presidente de Fenaga -
Presentada ponencia sobre educación vial en Venezuela
en la XXIX Convención Internacional de Autoescuelas

El presidente de Fenaga expresó que el Estado venezolano finalmente comprenderá que todos los aspirantes a una licencia de conducir, en cualquiera de los grados, deben asistir como requisito fundamental a un curso de educación vial.

Por: José Jacobi

Especial.- La Coruña. España.- Durante 4 días consecutivos tuvo lugar en España, la vigésima cuarta Convención Internacional de Autoescuelas, en la ciudad de La Coruña.

        A este evento concurrió una representación de Venezuela liderizada por Noel Alvarez, presidente de Fenaga, y de México por Gerardo Herrera de la federación de ese país.

Georges Van Aerschot, presidente de la Federación Europea de AutoescuelasBruno Ricardi, Noel Alvarez, y Alfonso Díaz, delegados venezolanos.Gerardo Herrera conversa con el periodista

        Entre los invitados especiales estaban Georges Van Aerschot, presidente de la Federación Europea de Autoescuelas y José María García Leira, presidente del Parlamento de Galicia.
 
        La Asociación anfitriona fue la Federación Gallega de Autoescuelas, cuyo equipo de trabajo, presidido por José Manuel López Marín se deshizo en atenciones con los numerosos invitados, al igual que José Miguel Báez Calvo, presidente de CNAE, la Confederación Nacional de Autoescuelas de España. José Miguel Báez Calvo y Noel Alvarez


Conferencias
Noel Alvarez durante su ponencia
        La Educación Vial en Venezuela fue la ponencia que llevó Noel Alvarez, Presidente de FENAGA, Federación Venezolana de Autoescuelas, al Seminario.

        La ponencia se dividió en una primera parte que incluyó el marco histórico dentro del cual se inicia la actividad de las Autoescuelas en el país.


       Luego un capítulo dedicado a la educación vial en la actualidad, en el cual comentó los programas educativos oficiales, las resoluciones nacionales o estatales, las autoescuelas, su marco legal, demás reglamentos, leyes y resoluciones que la norman.
 

        A continuación Noel Alvarez, utilizando una moderna presentación audiovisual, expuso los logros del sector, las firmas del convenio con la Universidad Central de Venezuela, la del Ministerio de infraestructura y la integración al Consejo de Desarrollo Comercial, y finalmente el apoyo de CNAE.

        A fin de dejar claro ante el calificado auditorio mundial que se reunió allí, Alvarez esbozó con gran valor y claridad las limitantes internas que confronta el sector de autoescuelas venezolanas, debido principalmente al incumplimiento de la normativa institucional, la carencia de perfil de los instructores de manejo y la inadecuada infraestructura de muchos establecimientos por falta de controles.

        En cuanto a las limitantes externas habló de la ausencia de políticas que beneficien al sector, la discrecionalidad en el otorgamiento de licencias, vulnerbilidad de los mecanismos de seguridad y un sistema de sanciones muy permisivo.

        Pese a este cuadro un tanto delicado de la situación del país, en lo que se refiere a aprendizaje y capacitación del futuro conductor, el presidente de Fenaga es optimista y su apreciación es que el país seguirá avanzando, y que progresivamente se irán imponiendo criterios que rigen en todo el mundo el funcionamiento de estas instituciones.

        Alvarez  está seguro que más temprano que tarde el Estado venezolano finalmente comprenderá que es muy necesario para los futuros conductores asistir a un curso de educación vial, como requisito fundamental para aspirar a una licencia de conducir en cualquiera de los grados. Cada año el costo social por accidentes de tránsito así lo demuestra.
 

Haga click aquí para leer la interesante ponencia
"La Educación Vial en Venezuela"

Julio Llamas Terruel        La primera ponencia correspondiente al ciclo de exposiciones en el paraninfo del rectorado de la Universidad de La Coruña titulada Actuación ante un accidente de tráfico, estuvo a cargo del doctor Julio Llamas Terruel, master en medicina de urgencias, emergencias, catástrofes y ayuda humanitaria, quien explicó en forma clara y simple la actitud que hay que adoptar ante los accidentes, haciendo énfasis en la seguridad, autoprotección, señalización, valoración de la situación y petición de auxilio, porque como destacó el ponente “un accidente es suficiente”.

        La evaluación inicial de la situación del accidente es fundamental, dijo Llamas, tomando en cuenta los factores de conciencia como los estímulos; las vías aéreas reflejadas en la respiración; y la circulación sanguínea: el pulso y las hemorragias.

Julio Llamas Terruel durante su ponencia        La evaluación secundaria es igualmente importante a fin de determinar fracturas, quemaduras, y otras hemorragias.

        Todo ello es para preparar la llegada del médico a quien se indicará quien es el más necesitado.
Alertó el conferencista que la remoción de heridos del vehículo ha de evitarse si es posible hasta que llegue personal especializado que sabe como hacerlo. Finalizó sus palabras destacando que la calma y el distanciamiento emocional así como la colaboración de todos es la base del éxito.

Manuel Castaño Pardo        Manuel Castaño Pardo, doctor en filosofía y Ciencias de la educación de la Universidad de Salamanca fue el encargado de cerrar el ciclo de la mañana con una conferencia denominada La Formación Permanente de los Conductores Españoles.

        En dicho trabajo Castaño sostiene que la siniestralidad es consecuencia en un 90% de fallos humanos, del olvido, y que la formación permanente no existe, siendo la reeducación la única forma de resolver ese problema.

        Aceptó que es una utopía reeducar a millones de conductores en toda España, pero consideró necesario hacerlo con ciertos grupos tales como los jóvenes, los polimultados, los mayores de 65 años y finalmente con los conductores de mayor riesgo como son los del transporte publico y aquellos que conducen gandolas y camiones con mercancías peligrosas.

        Respondiendo a la pregunta, ¿dónde se impartirán estos cursos?, afirmó que en las autoescuelas que son los centros de formación vial, sin embargo consideró que podrían hacerse extensivos dichos cursos en otros ámbitos que lo soliciten tales como empresas, asociaciones, universidades y centros de educación para adultos.

        ¿Quienes serán los encargados de impartir esos cursos de igualación?. El ponente no dudo un momento para señalar que serán los profesores de formación vial debidamente calificados, es decir profesores titulados y reconocidos por la administración pública.

        En lo que concierne a la metodología a seguir, el expositor sugiere elaborar un programa adecuado con recursos didácticos y en todo caso tener una evaluación de los resultados.

        Finalmente, los gastos que supone una iniciativa como la presentada por Manuel Castaño ha de ser financiada, según él mismo, por el propio conductor, por la administración, a través de convenios de colaboración con las empresas de seguros y de otras diversas maneras que pudieran ayudar en ese sentido.

Ignacio Pérez Pérez        “Accidentalidad y Diseño de Carreteras” fue el tema que a continuación presentó Ignacio Pérez Pérez, ingeniero de caminos, canales y puertos de la Universidad de Madrid y titular de esa especialidad en la Universidad de la Coruña.

        Durante su interesante exposición el catedrático destacó que está comprobado que las vías mas amplias, tales como las autopistas, son las mas seguras para el automovilista, son 20 veces mas seguras que cualquier otra vía.

        Llamó la atención sobre los trabajos de ingeniería que se están haciendo, pues día a día tienden a que la siniestralidad disminuya ejemplo de ello es buscando mayor visibilidad de la vía, haciendo mejores rampas, curvas o pendientes siempre tomando en cuenta al conductor.

Mario Joao de Brito Fernandes        Mario Joao de Brito Fernandes, docente en programas de formación de instructores, examinadores y subdirectores de Escuelas de Conducción de Portugal expuso el tema “La importancia de formar conductores para aprender a conducir y no para obtener el permiso. La Experiencia Portuguesa.”

        El expositor inició su ponencia formulando una serie de interrogantes entre las que destacaron: ¿Cuánto cuesta no tener seguridad vial?,  ¿Cómo afecta esta situación a la calidad de vida del  ciudadano?

        Comentó el expositor que en Portugal la materia de Seguridad Vial se dicta desde los 4 a los 14 años y forma parte de los programas de educación en general, y que la tendencia es de educar cada vez mas y mejor a los ciudadanos y que es necesario un reciclaje periódico, sobre todo a las personas de la tercera edad que lo requieran.

       Aceptó que en su país la aplicación de la ley se hace sin contemplaciones, y que en verdad no hay tolerancia en ese sentido. La búsqueda es hacia mas y mas seguridad vial como el único camino hacia la reducción de accidentes

Luis Montoro        La ultima ponencia de la tarde pero no por ello menos interesante estuvo a cargo del doctor Luis Montoro, director del Instituto Universitario de Tráfico y Seguridad Vial y catedrático de seguridad vial de la Universidad de Valencia

        Montoro disertó sobre 6 mil años de historia en materia de tráfico, seguridad vial y enseñanza de la conducción.

        En su exposición quedó claro que los problemas y las soluciones han convivido con el ser humano a lo largo de miles y miles de años, y que desde el hallazgo de la rueda por los Sumerios hace 6 mil años siempre surgieron problemas y se consiguieron soluciones.

        Ya en el código de Hamurabi se señalaban algunas soluciones y normas regulatorias, indicó Montoro al auditorio, recordando que los accidentes de tráfico fueron más graves que los de ahora. Los romanos ya diseñaron señales para los carros tirados por caballos, ejemplo de ello era la de la estaca o palo de color rojo que significaba paso prohibido

        Lo mismo que la falta de espacio como el problema, el alcohol y las fuentes energéticas fueron temas de discusión hace miles de años.

        Eso de que cuando uno se sube al auto se transforma, ya se sabía hace siglos, y prueba de ello es que el 30% de los accidentes que ocurrieron en Madrid en los siglos XV y XVI se debieron a esa violencia.

        Históricamente esta demostrado que al finalizar una persecución entre dos carruajes en 1655 el vencedor de la carrera dio muerte a dos mulas del contrincante.

        En la Roma precristiana había cerca del millón de carruajes cifra verdaderamente alta si tomamos en cuenta que en aquella ciudad habitaban algo mas de 4 millones de habitantes.

        El conferencista fue deshilvanando una serie de episodios de la historia antigua comparándola con la reciente, a fin de explicar la existencia de los carros, escuela para  los aurigas y que en China esa enseñanza era imprescindible para poder conducir.

        Asimismo habló de la peatonalización en la que los romanos se aplicaron con gran éxito. Agregando que el emperador Augusto ya dictó leyes que restringen la actividad de los carruajes, implementando los pasos de peatones con piedras de mas elevación, también reglamentó el aparcamiento y dictó sanciones contra el ruido.

        En 1767 Carlos III estableció los juzgados de tránsito. Por esa época se pagaban 60 reales por romper las tazas y pena de cárcel por romper los mojones o señales a la vera del camino que indicaban las distancias.
 
        El imperio tenía 200 mil kilómetros de carretera en su red secundaria, vías que utilizaban los ejércitos para movilizarse. La realidad es que hubo ciertas épocas en que se formaron grandes atascos viales, a tal punto que el senado tuvo que ordenar la construcción de vías extraordinarias.
Papa Bonifacio VIII         En el año 1300 el Papa Bonifacio VIII con motivo del jubileo en Roma para ganar indulgencias tuvo que dictar medidas para resolver el problema de la aglomeración de carruajes y ordenó para resolver el problema de los privilegio que todos debían circular por la izquierda, medida que posteriormente, en tiempo de Napoleón, fue cambiada en toda Europa, a excepción de Inglaterra que no pudo ser invadida por los ejércitos franceses.

        La ostentación aunque se crea que es de hoy no lo es, puesto que ya los carros de Apolo y Zeus daban prueba de ello.

        Hace 2000 años el emperador Adriano ordenó la reducción de carros y la instauración de zonas peatonales exclusivamente.

        La presencia del alcohol y la velocidad ya la tenemos presente en un alto relieve en una pirámide egipcia, unos 3 mil 500 años antes de Cristo, decía la sentencia que no se debe tomar pues si se maneja así terminarás dándote un golpe.

        La existencia de verdaderos autódromos se hizo realidad en las carreras que se realizaban en el Circo Máximo de Roma con asistencia de hasta 400 mil personas. Allí se hacían apuestas y los momentos mas apasionantes era cuando los aurigas tomaban la curva.

        El 5 de octubre de 1500, apenas unos 8 años después del histórico viaje de Colon, se dictaron a los infractores de la velocidad multas de 100 Maravedies o 100 azotes, 10 días de cadena o 20 días de cadena o escarmiento publico y la máxima pena el retiro de la licencia de conducir. En ese sentido se buscó la manera de reducir las velocidades al establecer un número determinado de caballos: 6 a los carruajes del Rey, 4 para los nobles y dos para la gente común.

        De modo que, finalizó Montoro, la historia nos ofrece innumerables datos de todo lo sucedido incluyendo soluciones ingeniosas de nuestros antepasados antes del 29 de enero de 1886, fecha de la patente número 37 mil 435 al ingeniero Carl Benz por su invención de un vehículo automotor movido mediante gasolina denominado por él “Motorwagen”

        En horas de la noche en el hotel Finisterre se realizó la cena de clausura, se otorgaron los reconocimientos, y se dió fin al evento.

José Miguel Baez Clavo otorga reconocimiento a José Manuel LópezNoel Alvarez y José María García Leira, presidente del Parlamento de Galicia



Programa de Visitas

        El primer día se dio tiempo para que todas las legaciones arribaran a su respectivo hotel. Los organizadores distribuyeron la totalidad de invitados en tres grandes hoteles: Tri Maria Pita y Riazor ubicados al frente de la majestuosa ensenada del Orzan y Finisterre, alojamiento con vista a la entrada del puerto de la Coruña a poca distancia del Museo Arqueológico en el castillo de San Andrés.

        Ese día con los asistentes que habían llegado se hizo un paseo a una residencia o casa solariega gallega llamada Pazo de Mariñan.

 

        Los orígenes del Pazo de Mariñan se sitúan a mediados del siglo XV. Esta residencia campestre y sus jardines son un conjunto histórico-artístico que básicamente es destinado para actos institucionales, centro de cursos y seminarios y museo, pues reúne una buena parte de colecciones propiedad de la Diputación.

   

        El plano de esta casa presenta una estructura en forma de “U”, configuración típica de muchas de las construcciones barrocas de la época. Hoy tanto en el recibo como en el comedor y otras dependencias se encuentra una colección apreciable de muebles del siglo XIX, objetos artísticos y una significativa pinacoteca mayoritariamente de autores gallegos

        El segundo día se organizó una excursión a la bahía o como se le dice allí ría de Cedeira, frente al Cantábrico, al santuario de San Andrés de Teixidó, donde se ofició una misa de agradecimiento, durante la cual un coro de esa localidad interpretó piezas del santoral y luego se hicieron caminatas a los acantilados del parque Eólico.

Llegada a los acantilados del Parque EólicoAcantilados del Parque Eólico
Santuario de San Andrés de TeixidóAcantilados del Parque Eólico

        A la vuelta se aprovechó para almorzar en el O’Salbora un conocido restaurante de especialidades culinarias del mar.

        El paseo se realizó en 11 modernos autobuses que fueron trasponiendo primero impecables autopistas, luego vías vecinales para por fin remontar estrechos pasos en la serranía dejando atrás frondosos bosques hasta alcanzar la cima del parque Eólico. Me llamó la atención el buen estado de las vías que nos condujeron a tan apartado y especial lugar.

Acantilados del Parque EólicoSantuario de San Andrés de Teixidó

        La tercera jornada la dedicamos a un paseo a Santiago de Compostela. Este paseo fue meta obligada  por cuanto 1999 es año santo y jubilar compostelano y se aprovechó para que los asistentes hicieran una ofrenda a nombre de las autoescuelas españolas al apóstol Santiago.

Santiago de CompostelaSantiago de Compostela
Santiago de CompostelaSantiago de Compostela

        A Santiago se llega en autopista con gran comodidad y en medio de un paisaje de gran belleza. Una vez allí los distintos grupos se dedicaron a visitar los parques, callejuelas y lugares típicos de esta pequeña ciudad. A las 5 de la tarde se inició la misa y ofrenda al apóstol en la catedral. El retorno se fijo a las 7 de la noche y la cena se llevo a cabo en Los Robles un restaurante en las afueras de la Coruña.

Los RoblesLos Robles

Atrás