- Solo para producción de autopartes -
Nueva planta de GM en Brasil

Por: Dexi Argüelles

Sao Paulo, Brasil .- Con una capacidad de producción, en tres turnos, hasta de 2.3 millones de piezas por año, General Motors do Brasil inauguró lo que ha llamado el primer complejo industrial y comercial de la industria automovilística brasileña.

        Esta planta está dedicada exclusivamente al estampado de autopartes en acero para vehículos descontinuados, y también a la producción de repuestos para modelos que ya han salido de las líneas de montaje debido a su actualización, pues han sido sustituído por nuevas generaciones o versiones con un nuevo enfoque.

        Ubicada en barrio Taboao, en el distrito industrial de Mogi das Cruzes (SP), con esta nueva unidad GM se propone garantizar el abastecimiento de ese mercado y agilizar la disponibilidad de las piezas, logrando al mismo tiempo una mayor productividad en los procesos productivos de sus otras plantas.

        En Mogi das Cruzes se producirán 637 autopartes diferentes y  250 subconjuntos para las plataformas de Opala, Chevette, Monza, Kadett e Ipanema, Omega y Omega Suprema, D 20 y Veraneio, que antes se fabricaban en los complejos industriales de Sao Caetano do Sul y en Sao José dos Campos, en la misma línea de producción de las piezas para los modelos actuales. Entre los productos se cuentan capot, puertas, techos, laterales, parafangos y parachoques, equivalentes a unas 30 a 35 mil carrocerías de vehículos.

        “Nuestro objetivo es atender al cliente con la mayor rapidez, calidad, y precio competitivo”, dijo Pedro Ventura de Mello, gerente general de la nueva fábrica, agregando que para lograr eso General Motors invirtió unos 150 millones de dólares en la construcción y puesta en marcha de esta planta, generando empleo para una 500 persona directa e indirectamente.

        “En 1998 - explicó Mello -, GM ya utilizaba, en las plantas de Sao Caetano do Sul y en Sao José dos Campos, más de 2 mil matrices solamente en la fabricación de carrocerías de vehículos descontinuados o renovados, pero con la concentración en las instalaciones de Mogi del estampado de estas autopartes, en las plantas se han resuelto los problemas de espacio de manufactura para la producción de vehículos y para la constante incorporación de nuevos modelos”.

        El sistema de estampado en Mogi utiliza un método de producción para cambio rápido de herramientas, llamado dominó, que ejecuta las operaciones en las prensas en solo 10 minutos con la sustitución simultánea del herramental.

        De un total de 422 mil metros cuadros del complejo industrial, el área cubierta de 46 mil metros cuadrados guarda los equipos que incluyen diez prensas con capacidad de 500 a mil 800 toneladas, soldadura de estructuras de subconjuntos, y un área de pintura, donde se realizan procesos de desengrasado, limpieza, fosfatizado y pintura por electroforesis/catiónica de base, contra la corrosión. El área descubierta es de 55 mil metros cuadrados, y en ella está el patio de herramientas, los depósitos y otras áreas operacionales.

        Embaladas y listas para su despacho, de la planta las piezas pasan al también nuevo Centro de Distribución de Repuestos (CPD), que es el encargado de entregarlas a los concesionarios, cuando éstos las requieren. Mediante un programa computarizado se controlan las operaciones de ingreso, almacenamiento, separación, y despacho de las piezas que llevan un código de barras.

        Claudio Dávoli, superitendente del CDP, afirmó que están preparados para que cualquier pedido de emergencia salga el mismo día en que se recibe. Los 30 mil metros del CDP estás divididos en dos partes. En una hay estanterías que funcionan como en los supermercados, donde la piezas debe estar disponible para ser retirada. La otra funciona como un depósito, destinado a reponer el stock de las estanterías, las cuales operan mediante un sistema electrónico, que avisa el momento en que falta el item, que debe ser repuesto.

        Mogi está situado a 40 kilómetros de Sao Caetano, a 45 kilómetros de Sao José dos Campos, a 20 kilómetros del aeropuerto internacional de Guarulhos, a cerca de 100 kilómetros de la red de suplidores, y de los puertos de Santos y de Sao Sebastiao, con fácil acceso a las más importantes vías de acceso a la región como son las autopistas Ayrton Senna, Dutra, Castello Branco, Régis, Bittencout, Anchieta/Inmigrnates, así como a la red ferroviaria.

        La puesta en marcha de esta planta, que contempló también una inversión aproximada de 1.6 millones de dólares en instalaciones especiales para el tratamiento de efluentes, obedece al plan de expansión industrial de GM en Brasil.

Atrás