Nuevas ensambladoras en Venezuela:
¿Verdad o mentira?

José Jacobi

 

           Los anuncios sobre la apertura o reapertura de ensambladoras en Venezuela han surgido de diferentes fuentes, unas oficiales y otras extraoficiales, lo cual a su vez ha dado pie a desmentidos y aclaratorias que poco han conducido a conocer la verdad sobre el desarrollo de negociaciones que pudieran concluir con un aumento en el número de fabricantes de vehículos en el país.

           Con casi 50 años de operaciones de ensamblaje, la industria automotriz venezolana ha sufrido innumerables altibajos desde que culminando la década del 40 y despuntando la del 50 General Motors iniciara el semi-ensamblaje de sus vehículos en la planta de Antímano. Desde entonces los numerosos cambios en la política automotriz han afectado el desarrollo de la industria, que tuvo lugar entre los 60 y 70 el mayor período de vigencia de la Política Automotriz, dando paso a la instalación de la mayoría de la ensambladoras que operan en el país e impulsando la fabricación de autopartes.

           No han sido pocas las promesas de ensamblaje cuando una marca incursiona en territorio venezolano, pero siempre las limitaciones del mercado, la inestabilidad económica y política del país, y los lineamientos de las casas matrices en la región ponen término a planes que, en muchos casos, solo están en la imaginación de algunos ejecutivos.

           Los más recientes planteamientos sobre este tema han tenido que ver con las marcas Fiat y Kia y con la reactivación de la que fuera la planta de Honda recientemente vendida por Itochu al grupo Lagoa.

           Poco después que Kía pasara a ser representada por el Grupo BBO, los directivos manifestaron su intención de ensamblar un modelo de la marca coreana como parte de su estrategia para competir internamente en el segmento del auto familiar, y a la vez tener la oportunidad de exportarlo a los países de la Comunidad Andina de Naciones. Sin embargo, aun cuando el proyecto no ha sido totalmente descartado, éste no se ha concretado y la empresa ha ampliado la línea de productos que está ensamblando en Ecuador, lo cual abre mejores perspectivas para la empresa ecuatoriana en los mercados andinos.

           En cuanto a la planta de Honda se ha especulado en varias oportunidades sobre la probabilidad de su reapertura. Hace poco más de cuatro años se anunció que una empresa china estaba interesada en estas instalaciones, pero nunca llegó a concretarse un acuerdo con Itochu propietaria de la planta ubicada en Las Tejerías, en el estado Aragua. Ahora esta infraestructura ha sido adquirida, como dijimos anteriormente, por un grupo inversionista venezolano y nuevamente comienzan a rodar los rumores sobre el ensamblaje de automóviles de una marca procedente de China, pero aun no se conoce el otorgamiento de una licencia para tal operación, y lo que sí se sabe es que se han hecho ofertas a varias marcas para producir sus vehículos en dichas instalaciones, pero ningún vocero oficial ha pronunciado un anuncio formal.

           El caso más emblemático en estos tiempos de idas y venidas es el de Fiat, representada en Venezuela por la Comercializadora Todeschini. Una vez que este representante compró la infraestructura industrial de La Victoria, que era propiedad de Fiat, era obvio que Todeschini no iba a comprar una ensambladora para cultivar legumbres, sino para en algún momento a mediano plazo producir un vehículo ya fuera de la marca italiana o de otra procedencia.

           Menos de dos años después, en tiempos de préstamos “revolucionarios”, el propio Presidente de la República informó que estaba otorgando un crédito especial para que la Comercializadora Todeschini arrancara la planta de La Victoria, y el Ministro de la Producción y el Comercio dijo expresamente que Fiat volvía a ensamblar en Venezuela, al igual que lo hizo el alcalde de la Victoria. Una vez publicada la información llegó de la oficina de asesoría de Relaciones Públicas de la Comercializadora Todeschini un comunicado que desmentía a los periodistas y a cualquiera que informara que Fiat regresaba con el ensamblaje en el país. Si bien es cierto que no es ni será Fiat sino Todeschini quien asumirá la tarea de ensamblar automóviles en la planta aragüeña, lo que la prensa siempre ha querido señalar es que nuevamente los productos de la marca italiana serian ensamblados en Venezuela. Sin embargo, ante la poca información sobre las negociaciones entre las empresas, y por otra parte la búsqueda de información, curiosamente la reacción de algunos ejecutivos ante las publicaciones sobre unas negociaciones que lucen poco claras y que al parecer no se han concretado, es la de tratar de aislar a los periodistas que han informado sobre el tema, una actitud que semeja a la que adoptan los personeros del gobierno ante la prensa que informa sobre el acontecer nacional.

           Ejemplo de ello ocurrió el pasado mes de mayo, cuando altos ejecutivos y directivos de Fiat de Brasil encabezados por su CEO para Latinoamérica estuvieron de visita en el país para conocer “in situ” la planta de la Victoria y conocer a los posibles proveedores, y contrario a lo ocurrido en otras oportunidades, ni siquiera se informó a la prensa sobre esta visita, y tampoco se dieron a conocer los resultados de la misma. En síntesis se sigue manteniendo en secreto las negociaciones.

           La firma de acuerdos regionales y subregionales abre interesantes oportunidades para los fabricantes nacionales, pero al mismo tiempo son la excusa perfecta para que se niegue una licencia de ensamblaje, cuando hay una gran planta que puede suplir las necesidades de cualquiera de los países de la región.

           En Venezuela el número de ensambladoras ha venido disminuyendo con los años, para probarlo basta con recordar que aquí producían sus vehículos Mercedes-Benz, Nissan, Renault, Honda, Fiat y Mack, que ahora importan sus vehículos terminados desde países como Estados Unidos, Colombia, Francia, Japón, México y Brasil. Aun mantienen su plantel industrial General Motors, Ford, Toyota, Chrysler-Jeep y MMC Automotriz (Hyundai y Mitsubishi) y en más de una oportunidad han surgido rumores sobre el posible cierre de una de ellas.

¿Qué le pareció
el contenido
de este artículo?

Excelente
Bueno
Regular
Deficiente

Para enviar este artículo a un amigo:
 
Nombre del amigo
E-Mail del amigo
Su nombre
Su E-mail


  07 de junio de 2004
Atrás