Situación Económica de Venezuela Argentina y Brasil

  

  • Venezuela debe buscar una solución democrática y pacífica
    a su situación, pues de persistir, además del serio deterioro económico
    y social se encontraría en el abismo.
     

  • Siete millones de pobres se han contabilizado durante el 2002.
     

  • Estudio realizado por la Asociación Española de Planificación
    y Dirección Estratégica de la Universidad Autónoma de Madrid.

 
           América Latina, nuevamente ha tenido en el 2002 un año desfavorable, pues la actividad económica descendió por quinto año consecutivo, situándose en un -0,5% frente el 0.3% del 2001.

           Este retroceso, se debe en gran parte a la crisis económica de Argentina (-11%), Uruguay (-10,5%) y Venezuela (-7%). Si bien, casi todos los países de la región crecieron moderadamente en torno al 2%. Este resultado, sitúa al PIB per cápita por debajo del nivel de 1.997.

           La tasa de desocupación, marcó un nivel histórico del 9,1% (8,4% en 2001) y esto a pesar del aumento considerable del empleo informal. Mientras que la temida inflación, después de ocho años de retroceso, se situó en el 12%, (6% en 2001), aunque es previsible que vuelva a moderarse durante el 2003.

           El saldo comercial, paso de un déficit de 20.200 millones de dólares en 2001, a un superávit de 11.000 millones, siendo este el primer excedente registrado en más de una década. La inversión extranjera directa se situó en 39.000 millones de dólares, bastante inferior a los 67.000 millones del quinquenio 1.997-2.001, siendo los más afectados países como Argentina, Brasil, Chile y México.

           Otro dato que destaca, es la reducción de las importaciones hasta los 30.000 millones de dólares respecto al 2001 (25.000 corresponden a las economías de Mercosur), como consecuencia de la recesión que afecta a la región y por otra, por la depreciación real de las monedas (Argentina, Brasil y Venezuela). En cuanto a la deuda externa, disminuyó un 0,45% situándose en 745.000 millones de dólares. Mientras el dato más negativo, puede decirse que lo marcan los siete millones de pobres que se han contabilizado durante el 2002.

           Sin embargo, pese al desempeño económico negativo, es importante señalar que éste evolucionó de menos a más a lo largo del año, con un crecimiento positivo en el último trimestre.

Argentina

           Un claro ejemplo de esta situación, lo ofrece Argentina, que habiendo registrado una trágica caída del 11% en su PIB, su descenso toco fondo durante el primer trimestre del 2002, para a partir del segundo observarse signos de una leve despunte en la producción, resultante de sectores ligados a las exportaciones, fundamentalmente debido a la sustitución de importaciones cifradas en un 60%.

           Esta contracción, originó un abultado excedente comercial de 15.600 millones de dólares (equivalente a más del 50% de las exportaciones), siendo el superávit por cuenta corriente de un 8.6% del PIB. El desempleo urbano se elevó al 21,4% alcanzando máximos históricos (mayo 2002), para descender hasta el 17,8% (diciembre, 2002) situándolo en los niveles del 2001. Pese a la gravedad de la crisis financiera, los mecanismos de pagos se fueron normalizando gradualmente y el sistema bancario tras el levantamiento del corralito (3-12-02) recibe depósitos crecientemente, tendiendo a su normalización operativa. Mientras tanto, continúan las negociaciones con el FMI, que parecen entrar en la fase de la concordia tras la reunión del 18-12-02, donde el organismo evaluaba permitir la reprogramación de próximos vencimientos por 8.900 millones de dólares (del propio FMI, BM y BID) aunque no la de realizar nuevos desembolsos. Después de descender hasta el 20% del PIB en un período de cuatro años, situando el nivel de la actividad económica por debajo del registrado en 1993, la situación resulta esperanzadora (el peso se cambiaba a finales de año a 3,40 por dólar, lejos de los 4 de abril) pero el estado de la economía continúa siendo muy frágil, y aunque puede haber tocado fondo la historia no ha terminado, pues quedan por despejar cuestiones de alta complejidad, especialmente en el tratamiento de las consecuencias patrimoniales de la crisis. Las previsiones para el 2003 apuntan hacia un crecimiento del 2%, siempre según las proyecciones del tercer y cuarto trimestre.

Brasil

           Respecto a Brasil, que aporta el 45% del PIB regional, por segundo año consecutivo registró un modesto crecimiento del 1,5% del PIB, aunque también evidenció una cierta recuperación a lo largo del año.

           La coyuntura electoral fue determinante para las turbulencias financieras que hubo de enfrentar, lo que le obligó a concretar con el FMI recursos adicionales por 24.000 millones de dólares para el 2003, estando condicionado este desembolso a que el nuevo gobierno, mantenga un programa económico centrado en lograr un superávit fiscal primario del 3,75% sobre el PIB hasta el 2005 (Brasil ha cumplido por cuarto año consecutivo las metas fiscales acordadas con el FMI, generando un superávit primario fiscal entorno al 4% del PIB). 

           La inflación superó el 11% con lo que sobrepaso la meta del 5,5%. Sin embargo, el déficit en cuenta corriente bajo hasta el 1,9% del PIB, después de haber llegado al 4,5% durante el 2001. Por otra parte, se redujo la inversión extranjera directa, las ventas de títulos brasileños y la disminución de créditos por parte de los bancos internacionales (SCH a través de Banespa – tercer banco privado de Brasi l- continúo su política de apoyo crediticio al sector exportador), con lo cual los ingresos de capital se vieron reducidos en un 60%.

           La tasa de desempleo se situó en el 7,5% (6,2% en 2001), mientras que las exportaciones aumentaron hasta el 5,7% pese a la caída de los precios y las ventas a Argentina, en tanto las importaciones disminuían el 13%, obteniendo de esta forma un superávit comercial de 6.000 millones de dólares. Las reservas internacionales alcanzaron los 38.400 millones de dólares (35.990 millones en 2001) y la deuda externa total se situó en los 216.000 millones de dólares (julio 2002).

           Por todo lo cual, el crecimiento para 2003 estará alrededor del 1,8%, siempre que se mantengan las condiciones macroeconómicas internas y externas actuales, es decir, una situación cambiaria favorable y elevadas tasas de interés. A pesar de todo, consideramos que la economía brasileña cuenta con una trayectoria de solvencia fiscal y externa, que le permitirá retomar la senda del crecimiento pujante en los próximos años.

Venezuela

           Es el país que está acaparando peligrosamente la atención regional e internacional: Venezuela, cuya economía esta afectada por una grave crisis política, cuyo saldo se ha visto reflejado en un retroceso de su PIB del 7% (2,9% en 2001), una aceleración de la inflación que la ha situado en el 30% frente al 12,3% del año anterior, y algo llamativo, el déficit fiscal permaneció en el 4%, cifra elevada dado el relativo alto precio del petróleo, lo que conduce a una situación delicada, por cuanto que refleja una política fiscal de tipo procíclica, esto es, expandiendo considerablemente el gasto público aprovechando las buenas cotizaciones del crudo, para pasar cuando estas decaen a peligrosos niveles de déficit fiscal, por lo que se deben realizar ajustes de gran magnitud.

           Otro hecho significativo, ha sido la apreciación real del bolívar durante los últimos años y el elevado déficit fiscal, lo cual propició una fuerte salida de capitales, que condujo al Banco Central a instaurar un régimen de libre flotación del bolívar (febrero, 2002), situación que desembocó en una fuerte depreciación respecto al dólar, que llegó a finales del año al 70%, lo cual desembocó en un aumento de la inflación del 30%. Con esta situación, comenzó a subir el desempleo, que se situó en el 15,9% respecto al 13,4% del 2001. Además, la acentuación del conflicto político aceleró aún más la salida neta de capitales, que por todos los conceptos se acercó a los 11.000 millones de dólares. 

           La industria petrolera representada por Petróleos de Venezuela (quinta empresa petrolífera mundial), generadora del 80% de los ingresos de divisas, se encuentra prácticamente inactiva, dejando de ingresar 50 millones de dólares diarios. Este país, ineludiblemente debe encontrar una solución democrática y pacífica a su situación, pues de persistir, además del serio deterioro económico y social se encontraría en el abismo.

           Para concluir, las previsiones regionales apuntan hacía un crecimiento del 2,1%, pues se ha observado para la mayoría de los países una recuperación durante el segundo trimestre del 2002. También se considera un mejora de la economía mundial, donde EE.UU. mostraría un crecimiento similar al del pasado año: un 2%, en tanto Europa llegaría hasta el 1%, mientras que Japón estaría en el -0,5% y gracias a la vigorosa expansión de China e India, el crecimiento del conjunto de los países en desarrollo se incrementará.
     

¿Qué le pareció
el contenido
de este artículo?

Excelente
Bueno
Regular
Deficiente

Para enviar este artículo a un amigo:
 
Nombre del amigo
E-Mail del amigo
Su nombre
Su E-mail


 06 de enero de 2003
Atrás