Suscribase | Contactenos | Anuncie en automotriz.net | Conectate con AUTOmotriz en Facebook | Busqueda

Los mecanismos de transmisión

Al grupo de transmisión, o mecanismos de accionamiento, de un automóvil pertenecen el acoplamiento o embrague, el cambio de velocidades o marchas, el eje articulado o cardán y el puente trasero con el mecanismo diferencial (en la gráfica).

Los mecanismos de transmisión tienen la misión de variar el par de giro o torque del motor y transportarlo a las ruedas motrices.

En el cumplimiento de esta misión no pueden evitarse determinadas pérdidas de transmisión de tal modo que la potencia en las ruedas motrices es siempre menor que la potencia del motor (rendimiento total del mecanismo de transmisión).

Posibilidades de la transmisión de fuerza

En los automóviles de pasajeros y en los industriales o comerciales se distinguen los de tracción trasera, los de tracción delantera y los de tracción en las cuatro ruedas.

Tracción trasera

En el caso de propulsión trasera el motor va dispuesto, casi siempre, en la parte delantera del vehículo. Se designa también esta disposición como de accionamiento por motor frontal o por motor delantero.

Si el motor va en la parte posterior, detrás o encima del eje trasero, se hablará de accionamiento por motor trasero o por motor atrás. El accionamiento por motor central es el que se tiene cuando el motor va montado delante del eje trasero. En el accionamiento por motor debajo del suelo va dispuesto el motor muy bajo y entre los ejes delantero y trasero. Para que el puente trasero, accionado por el eje de transmisión, pueda seguir los movimientos de muelleo o suspensión, cuando va unido a la carrocería o chasis, tiene que montarse con articulaciones.

Accionamiento por motor frontal (tipo estándar de construcción)

El motor va dispuesto, por lo general, directamente detrás del eje delantero o sobre él (ver la gráfica 541). Modernamente se dispone algunas veces el motor delante del eje delantero. Se habla entonces de «motor volado» o «adelantados o en saledizo».

El accionamiento por motor frontal proporciona muy buenas condiciones para la refrigeración del mismo así como una cierta protección para los ocupantes del carro en caso de choque frontal. Una desventaja para los ocupantes la constituye la presencia en el interior de la unidad del saliente que supone el túnel para el árbol articulado, cosa inevitable por la profundidad a que va dispuesto el piso del vehículo y por la obligada existencia del árbol articulado de transmisión.

Accionamiento por motor trasero

Los motores traseros van dispuestos por encima o detrás de! eje posterior que accionan (fig. 542). Con esta disposición se quita generalmente poco espacio al interior del vehículo para motor, acoplamiento y mecanismo de cambio de velocidades. Además, al suprimirse el árbol articulado desaparece también el molesto túnel. El carro puede tener tendencia a patinar, «derrapar», cuando se toman las curvas a gran velocidad.

Accionamiento por motor central

En los autos deportivos y en los de carreras se emplea el accionamiento por motor central (fig. 543). El motor en este caso no va como en el accionamiento por motor trasero detrás del puente trasero, sino delante de él. Esta disposición proporciona una mejor distribución de masas sobre los dos ejes y una más ventajosa posición del centro de gravedad. Al hecho de que el motor resulte difícilmente accesible y de que el vehículo no pueda ser equipado nada más que con 2 asientos no se le da importancia en los deportivos y en las unidades fabricadas para las carreras.

Accionamiento por motor dispuesto debajo del suelo

En los automóviles industriales o comerciales, y especialmente en los autobuses, se emplean también los motores dispuestos debajo del suelo (fig. 544). Este tipo de construcción tiene una serie de ventajas tales como la de tener el centro de gravedad muy bajo, distribución ventajosa de la carga sobre los ejes, buen aprovechamiento del espacio y buena accesibilidad del motor. En los últimos tiempos se ha dispuesto también el motor debajo del suelo en la parte posterior del vehículo.

Tracción delantera

En la propulsión o tracción delantera, llamada también tracción frontal, el motor está dispuesto o delante o encima o detrás del eje delantero (fig. 545). El motor, el embrague, el cambio de velocidades o marchas, el accionamiento del eje y el mecanismo diferencial se han reunido en un bloque compacto (grupo motor frontal). El par motor no necesita ser transmitido hasta las ruedas traseras a través de un largo trecho sino que se aplica por el camino más corto a las ruedas delanteras.

Como los vehículos no tienen el árbol articulado o cardán, desaparece el molesto túnel en que iba alojado. Se hace posible disponer de un espacioso interior para los viajeros así como de un gran portaequipajes en la parte trasera del carro y lo primero especialmente cuando el motor se dispone transversalmente a la dirección de marcha (fig. 545). Como las ruedas delanteras accionadas tienen que poder realizar desviaciones laterales para la dirección y además seguir los recorridos de la suspensión, necesitarán imprescindiblemente las correspondientes articulaciones (ver abajo).

articulación doble

Resulta especialmente ventajosa la tracción delantera en el recorrido de curvas y para viajar por pavimentos muy lisos porque el vehículo es aquí tirado y no empujado como en el caso de tracción trasera. La buena estabilidad direccional tiene, por otro lado, como consecuencia el hecho de que para realizar desviaciones de dirección se necesitan mayores esfuerzos en ésta.

Tracción a las 4 ruedas

Cuando las unidades tractoras (tractomulas o chutos) tienen que poder realizar muy variadas misiones de transporte y también enfrentarse con dificultades del terreno, se realizan con propulsión a las cuatro ruedas (fig. 546). En los casos sencillos de transporte basta con la propulsión trasera. Pero si se exige al vehículo fuerte trabajo de tracción o trabajo en todo terreno se conectará además la propulsión delantera con lo cual resultará el vehículo convertido en uno de tracción a las 4 ruedas. Además de esto existen bloqueos de diferencial de tal modo que incluso en el caso de las más difíciles condiciones del suelo (fango, superficies heladas o escarchadas) el vehículo permanezca con capacidad de funcionar.

Los automóviles y los vehículos industriales o comerciales que necesitan estar aptos para circular por el campo van también equipados con propulsión en las 4 ruedas (fig. 547).

Estos vehículos poseen un mecanismo de distribución que frecuentemente puede conectarse con otro reductor o de multiplicación. Ese mecanismo de distribución puede ir en el centro del vehículo fijado al bastidor o directamente embridado al cambio de marchas. Del citado mecanismo de distribución sale un árbol articulado hacia delante y otro hacia atrás a los mecanismos diferenciales que siempre están equipados con un fiador para bloqueo del diferencial. Las ruedas de estas unidades van suspendidas generalmente por separado con lo cual tienen siempre, por irregular que sea el terreno, contacto con el suelo. En los vehículos con propulsión a las 4 ruedas puede por lo general desconectarse la tracción delantera.

En los vehículos industriales o comerciales con gran capacidad de carga, en los vehículos pesados militares y para remolcadores también pesados son, por lo general, necesarios más de dos ejes con objeto de que no se sobrepase la carga máxima por eje que autorizan los reglamentos de tráfico por carretera.

Estos vehículos van equipados con eje delantero propulsado y dos ejes traseros también propulsados (fig. 548). Cada uno de los dos ejes traseros va provisto de su mecanismo diferencial propio. Si la propulsión viene de un mecanismo distribuidor a cada uno de los ejes traseros, se habla de «propulsión paralela». Si la propulsión procedente del cambio de marchas, o del mecanismo distribuidor, pasa a través del árbol articulado solamente al mecanismo diferencial del 1er eje trasero y de allí al mecanismo diferencial del 2do eje trasero se estará en presencia de lo que se llama «propulsión en tándem» (fig. 548). En esta disposición el par motor o torque tiene que ser transmitido a los diferenciales de los dos ejes traseros a través de mecanismo de engranajes de rueda recta y rueda cónica intercalado.

Ultimos articulos publicados