"De 95 por favor"


          ¿Esta seguro de que esa es la gasolina que más le conviene a su motor, digo... a su bolsillo?

          Nos acostumbramos a pedir siempre la misma gasolina para nuestros carros, algunos inclusive cuando vamos a viajar le echamos de mayor octanaje y otros hasta pensamos que le hacemos un cariñito cuando le ponemos de 95 y le ponemos un aditivo.

          Esta duda que para algunos representa hasta un misterio, la aclararemos a continuación:

          Comencemos por el pistón. En su carrera ascendente para comprimir la mezcla de aire y combustible, mientras se desplaza hacia arriba, la presión y la temperatura de la mezcla se incrementan tanto que por si sola puede detonar (inflamar) antes de que salte la chispa en la bujía. Los síntomas de este problema los conocemos, ya que cuando esto sucede, escuchamos un ruido de cloink. cloink, cloink en el motor al cual llamamos pistoneo. Los ingenieros conocen muy bien este evento y cuando diseñan y fabrican los motores, determinan con mucha precisión cuantas veces se va a reducir el volumen del cilindro, concepto conocido como "Relación de compresión".

          La relación de compresión es un parámetro que compara el volumen total disponible en el cilindro cuando el pistón se encuentra en su punto más bajo y el volumen que queda una vez que alcanza su posición más alta. (En la figura, el motor A tiene mayor relación de compresión que el motor B)



          Por ejemplo: Una relación de compresión de 9.7 a 1, significa que el volumen que ocupa el cilindro cuando el pistón se encuentra en su punto más bajo se reduce 9.7 veces comparado a cuando se encuentra en su punto más alto.

          Mientras mayor sea la relación de compresión del motor, mayor será entonces la capacidad que debe tener el combustible para resistir la presión y la temperatura. Es decir, un motor de alta compresión debe utilizar un combustible con mayor capacidad antidetonante.

          El indicador de la capacidad antidetonante de la gasolina es su octanaje (este se mide e identifica de diferentes formas que detallaremos en otra ocasión). Mientras mayor sea su octanaje mayor será entonces su resistencia a auto encenderse a causa de la compresión.

          En Venezuela se comercializan gasolinas con tres niveles de octanaje: 87, 91 y 95 Octanos. La más costosa es la de 95 octanos ya que tiene mayor cantidad de aditivos antidetonantes.

          Si su motor está diseñado y fabricado para trabajar con 91 octanos entonces no puede llenar el tanque con 87 ya que producirá pistoneo el cual daña irreversiblemente el motor.

          Si su motor es de 91 octanos y usted llena el tanque con 95 octanos estará desperdiciando su dinero.

          Algunos desperfectos mecánicos como el ajuste del avance del encendido y problemas de temperatura pueden modificar el comportamiento del motor dando la impresión de que debemos usar otro tipo de gasolina al acostumbrado ó recomendado. Algunos motores con control electrónico están equipados para detectar el pistoneo y corregir el avance del encendido para que este no se produzca.

          Otro mito frecuente es el de considerar que la gasolina, mientras mayor sea su octanaje mayor es su pureza. 

          En tal sentido recomendamos llenar el tanque con la gasolina del octanaje que especifica el fabricante del vehículo, aprovechando los beneficios de aditivos y calidad de filtración que ofrecen las diferentes marcas que se comercializan en el País. 

          Los aditivos adicionales no están contemplados en ningún programa regular de mantenimiento de automóvil y por lo tanto quedan a riesgo del usuario y de su presupuesto.